VISITA MI OTRO PORTAL EDUCATIVO EN LA RED MAESTROS DE MAESTROS DE CHILE

VISITA MI OTRO PORTAL EDUCATIVO EN LA RED MAESTROS DE MAESTROS  DE CHILE
VISITA MI OTRO PORTAL EDUCATIVO EN LA RED MAESTROS DE MAESTROS DE CHILE (Pincha en la niña)

Seguidores

lunes, 26 de octubre de 2009

lunes, 5 de octubre de 2009

Receta para el buen desempeño del rol docente


Ingredientes


  1. dulzura
  2. paciencia
  3. cariño
  4. amor
  5. dedicacion
  6. capacidad
  7. creatividad
  8. humor
  9. inteligencia
Preparación
Para llevar a cabo un buen rol docente mezclar en un bols grande 20 kg de paciencia, cariño y dulzura sin medida, toda la capacidad y la inteligencia que encuentres (y si no alcanza puedes comprarla con tus colegas o en cursos de capacitación). Separar lo personal de lo laboral. Batir lo laboral con una pizca de buen humor hasta que duplique su volumen.
Unir con la preparacion anterior y batir con mucha energia y dedicacion.
Dejar levar por una noche luego cocinar a fuego lento y... Disfrutarlo durante todo el año!!!!
Para un mejor rendimiento de esta receta se sugiere renovar todos los años la calidad de todos los ingredientes. Y si es posible aumentar las cantidades, proporcionalmente.
Sugerencia:Se pueden probar otras variantes agregando otros ingredientes a esta masa base, pero no te olvides de pasar la receta y compartirla.

sábado, 3 de octubre de 2009


DECÁGOLO DEL MAESTRO
1. AMA. Si no puedes amar mucho, no enseñes a niños.
2. SIMPLIFICA. Saber es simplificar sin quitar esencia.
3. INSISTE. Repite como la naturaleza repite las especies hasta alcanzar laperfección.
4. ENSEÑA con intención de hermosura, porque la hermosura es madre.
5. MAESTRO, se fervoroso. Para encender lámparas basta llevar fuego en el corazón.
6. VIVIFICA tu clase. Cada lección ha de ser viva como un ser.
7. ACUERDATE de que tu oficio no es mercancía sino oficio divino.
8. ACUERDATE. Para dar hay que tener mucho.
9. ANTES de dictar tu lección cotidiana mira a tu corazón y ve si está puro.
10. PIENSA en que Dios se ha puesto a crear el mundo de mañana.
Gabriela Mistral